Hidromiel

El hidromiel, una bebida fermentada hecha con miel y agua, es quizás una de las más antiguas, anterior al vino y probablemente precursora de la cerveza.

Su uso estuvo muy difundido entre los pueblos de la antigúedad. En Europa fue consumida en forma abundante por los griegos, celtas, sajones y los bárbaros del norte. Los griegos le dieron el nombre de melikraton y los latinos la llamaban agua mulsum.

Según Plinio, la primera receta para la fabricación del hidromiel fue dada por Aristeo, Rey de Arcadia. Columella, escritor latino de comienzos de nuestra era, menciona en su obra De re rustica numerosas formulaciones empleadas por los romanos.

Cuando los romanos invadieron Inglaterra en el siglo I de nuestra era, observaron que el pueblo consumía una bebida elaborada con miel. Gruss y Betts refieren en 1931, el hallazgo en Alemania, en un pantano de turba de 2.5 metros de profundidad, de un cuerno con granos de polen y levaduras, lo que indicaría que había servido de recipiente a una bebida hecha con miel fermentada. Esta pieza, que data de unos 100 años d.c. sería uno de los testimonios más antiguos de la relación del hombre con el hidromiel.

En la época que el hidromiel fortalecía a Erik el Rojo, conquistador de Groenlandia, y a sus compañeros de correrías contra los rigores del Atlántico norte, allá por el siglo XI, el arte de la vitivinicultura comenzó a expandirse desde el mar Mediterráneo hasta los 50° de latitud norte.

Ello motivó que el vino desplazara al hidromiel como fuente popular para obtener alcohol y que a partir de entonces su consumo fuera declinando en forma gradual.

Elaboración

El hidromiel, es pues, una bebida alcohólica o mejor dicho fermentada, que resulta de la fermentación de una mezcla de miel y agua. En su elaboración deben emplearse las mieles más dulces, más aromáticas y de color más claro.

Esta recomendación tiene por objeto:

  1. obtener un mayor rendimiento.
  2. que el producto obtenido tenga un lindo color ámbar pálido.
  3. que presente excelente aroma.

La miel, cuya densidad es de aproximadamente 1,420, contiene de 65 a 80% de azúcares reductores, 6 a 8% de sacarosa y es algo pobre en sales minerales.

Diluída en agua proporciona un líquido poco apto para la fermentación, siendo necesario el agregado de ciertas sustancias para que la mezcla constituya un mosto (zumo de la uva o de otros frutos antes de fermentar) fermentable.

La fermentación se obtiene por medio de levaduras vínicas, después de haber eliminado por el calor los gérmenes naturales de la miel. No se conservan las instrucciones específicas con que se hacía el hidromiel en los primeros tiempos, pero en principio el método era el siguiente:

Preparación del Mosto

No conviene exagerar la proporción de miel en agua. La dosis más apropiada es de 25 a 30 kilogramos de miel en cantidad suficiente de agua para completar 100 litros. Cuando se desea una bebida algo abocada o dulce, se emplearán hasta 40 kilogramos de miel.

Como dato concreto podemos manifestar que 25 kilogramos de miel y 83 litros de agua proporcionan unos 100 litros de hidromiel seco con una graduación alcohólica de 10° a 11°. Cada dos kilogramos y medio de miel por cada 100 litros de la mezcla aumentan alrededor de un grado alcohólico; este dato sirve para regular el agregado de miel en mayor cantidad si se desea obtener una bebida más alcohólica.

Pero no se debe pretender una bebida demasiado alcohólica, ya que en lugar de eso, se conseguirá una bebida dulce con no más de 12° a 13° de alcohol. La mezcla de 40 kilogramos de miel en 72 litros de agua proporciona unos 100 litros de hidromiel dulce. El mejor modo de preparar la mezcla de agua y miel consiste en calentar el agua en un recipiente de preferencia de acero inoxidable y agregar la miel al agua caliente, agitando un poco para facilitar la disolución.

Agregado de Sales Nutritivas

Ya dijimos que la mezcla de agua y miel únicamente no fermenta con facilidad, lo que es debido a que las levadura son encuentran alimentos en cantidad suficiente, razón por la que es necesario agregarlos al mosto.

Con ese fin se recomiendan diversas fórmulas, siendo una de las más aceptables la siguiente: Fosfato de amonio 40 gramos ,Tartrato neutro de amonio 140 gr, Bitartrato de potasio 240 gr, Magnesia calcinada 8 gr, Sulfato de calcio (yeso) 20 gr, Cloruro de sodio (sal común) 1.6 gr Flor de azufre 0.4 gr Acido tartárico 100 gr, Polen de abeja 50 gr: total 600 gramos.

Esa cantidad de sales nutritivas es la dosis apropiada para agregar a cada 100 litros de mezcla. Para añadirla al mosto, la mezcla de esas sales tiene que estar bien pulverizada y se agregará revolviendo bien para facilitar su distribución uniforme.

Preparación del fermento

Ya hemos dicho que la fermentación del mosto se hará con levaduras vínicas. Para preparar el fermento de levaduras vínicas se procede en la siguiente forma:

Por cada 100 litros de hidromiel a preparar, procúrense 5 kilogramos de uvas (preferiblemente blancas, siendo entre éstas la mejor, la Moscatel). Debe observarse que las uvas estén bien maduras y bien sanas. En un recipiente perfectamente limpio, enlozado o de madera, se estrujan las uvas a mano perfectamente lavadas y secas, procurando extraer todo el jugo.

Luego se cuela a través de un lienzo y se agrega a la mezcla del mosto. Si no se disponen de uvas frescas, se pueden emplear fermentos vínicos seleccionados, que se adquieren en los comercios del ramo. La fermentación se puede iniciar sin el agregado de levaduras, pero es más seguro proceder en la forma que terminamos de indicar.

Para efectuar la fermentación se debe emplear un barril o bordelesa (de 100 y de 200 litros de capacidad, respectivamente): para pequeñas elaboraciones también hay barrilitos de 50 y de 25 litros. La capacidad del recipiente se debe calcular de acuerdo con la cantidad de hidromiel a elaborar y teniendo en cuenta que se llenará de mosto hasta sus nueve décimas partes o más: así, para un barril de 100 litros usar unos 95 a 98litros de mosto, para uno de 50 litros tener 48 o 49 litros de mosto, etcétera.

El casco o barril que se utilice para la fermentación debe estar perfectamente limpio y esterilizado con agua limpia durante 2 ó 3 días antes de iniciar la fermentación, para que se hinche la madera y el recipiente no tenga fugas más tarde.

Una vez acondicionado el recipiente de fermentación se agrega, por medio de un embudo de vidrio, el mosto caliente que se termina de esterilizar. Una vez l leno, se limpia la boca y se tapa con un lienzo doblado varias veces y se sujeta con una piedra.

La temperatura del mosto se vigila por medio de un termómetro. Cuando la temperatura ha descendido a 25-28° se agrega el fermento, preparado en la forma antes indicada y que se puede calentar a unos 25° c antes de agregarlo.

Después de agregado el fermento se vuelve a tapar la boca del recipiente con el trapo doblado. Si el local es templado y resguardado del frío de la noche, la fermentación se iniciará dentro de las 36 horas posteriores al agregado del fermento.

Se deja fermentar durante 24 horas y luego se agregan 10 gramos de metabisulfito de potasio, bien pulverizado, por cada 100 litros de mosto: para agregar el metabisulfito conviene disolverlo en un poco de agua tibia, y se revuelve con una cuchara de madera para mezclarlo uniformemente. Al día siguiente conviene airear el mosto (operación que se llama trasiego) sacando mosto por una canilla a una tina de madera y vertiéndolo de nuevo por la boca del barril o bordelesa.

En esta forma se activará la fermentación, que ha sido un tanto apagado por el agregado de metabisulfito. El líquido fermentará pronto con tanta fuerza que parecerá que está hirviendo y al cabo de unos días se apaciguará la fermentación.

Esa primera se denomina fermentación tumultuosa, y la que continúa después en forma suave se denomina fermentación lenta, o complementaria. Cuando comienza la fermentación lenta conviene reemplazar la tapa de lienzo por un cierre hidráulico o tubo de fermentación, que se llena con agua a la cual se adiciona un 15% de alcohol o unos trocitos de metabisulfito; conviene renovar el cierre cada dos o tres días.

Una vez aplicado el tubo de fermentación al barril, podrá observarse como burbujea en el agua el gas que sale de aquél. Durante la fermentación lenta será bueno hacer dos trasiegos en la forma que ya hemos indicado, con un intervalo de 6 a 8 días entre uno y otro.

Cuando la fermentación esté por terminar (lo que se comprueba aplicando el oído a la boca del barril, u observando el desprendimiento de gas carbónico en el cierre hidráulico) habrá que proceder a efectuar un relleno, operación que consiste en agregar mosto fermentado de otro recipiente o bien hidromiel de una elaboración anterior.

El relleno tiene por objeto evitar que el líquido esté en contacto con el aire. Cuando no se dispone de mosto o hidromiel para efectuar el relleno, se trasiega el líquido fermentado a recipientes de menor capacidad, los cuales se llenarán por completo.

El trasiego se hará a barriles bien limpios y azufrados. Se puede aprovechar la oportunidad para agregar un poco de tanino blanco enológico, a razón de 15 gramos por cada 100 litros de hidromiel, disolviéndolo previamente en un poco de hidromiel tibio. El tanino tiene por objeto facilitar la clarificación y la conservación del producto. A los cinco ó seis meses la bebida está lista para su consumo. Claro que el mejor hidromiel se guarda muchos años antes de usarlo.

Se puede envasar en frascos de vidrio de 200 a 500 centímetros cúbicoscon tapa de corcho. Una etiqueta vistosa se prestará muy bien para darle una buena presentación al producto.

Orígenes de la poesía (Skaldskarparmal II)

Y aún dijo Aegir: ¿De dónde ha surgido esa práctica que llamáis poesía?

Bragi responde: El comienzo de esto es que los dioses estaban en guerra con la gente que llaman Vanes. E hicieron un tratado de paz y estipularon una tregua de esta manera: uno de cada bando fue a un cántaro y escupieron dentro.

Y al separarse, los dioses no quisieron que se perdiera esa señal de la tregua y crearon con ella un hombre que sellama Kvásir; es tan sabio qu enadie puede preguntarle cosa alguna que no sepa responder.

Viajó mucho por el mundo para enseñar a los hombres la ciencia, y cuando fua a alojarse con unos gnomos, Fjalar y Galar, le llamaron a una conversación privada y lo mataron, dejaron correr su sangre en dos cántaros y un caldero, que se llama Ódrörir, y los cántaros se llaman Són y Bodn. Mezclaron miel con la sangre, y de ello surgió el hidromiel, y quien bebe de él se vuelve poeta o sabio. Los enanos dijeron a los Ases que Kvásir se había ahogado en inteligencia, porque no había nadie tan sabio que pudiera preguntarle cosas. Entonces los gnomos invitaron al gigante llamado Gilling y a su mujer.

Los enanos invitaron a Gilling a ir al mar con ellos a remar. Y cuando iban junto a la costa chocaron con un escollo y el barco volcó. Gilling no sabía nadar y se ahogó, pero los enanos dieron vuelta as u barco y llegaron a tierrra remando. Le dijeron a la mujer este suceso, y ella sufrió y lloró fuertemente.

Entonces Fjalar le preguntó si se sentiría más consolada saliendo al mar a donde él se había ahogado. Así quiso hacerlo. Entonces Fjalar le dijo a su hermano Galar que fuera ante la puerta cuando ella saliera, y le dejara caer una piedra de molino sobre su cabeza, diciendo que estaba harto de sus gritos: y así hizo éste.

Cuando supo esto Suttung, hijo del hermano de Gilling, fue allí, cogió a los enanos y los llevó mar adentro, poniéndolos sobre un escollo que quedaba cubierto en marea alta. Piden a Suttung que les perdone la vida, y le ofrecen, como compensación por su primo, la preciosa hidromiel, y así se reconcilia con ellos.Suttung se lleva el hidromiela casa y lo oculta en el monte llamado Hnitbjörg, y pone como vigilante a su hija Gunnlöd.

Por esto llamamos a la poesía sangre de Kvasir, o bebida de los enanos o contenido, o cualquier clase de líquido sea de Ódreri o de Boldn o de Són, o nave de los enanos, porque el hidromiel les sacó indemnes del escollo, o hidromiel de Suttung, o licor de Hnitbörg.

Entonces dijo Aegir: Muy oscuro me parece llamar ala poesía con estos nombres, Pero... ¿Cómo consiguieron los Ases el hidromiel de Suttung?

Bragi responde: La historia cuenta que Odín marchó de casa y llegó a un lugar donde nueve siervos segaban el heno. Pregunta si querían que les afilara las hoces y ellos aceptan.

Entonces coge la afiladera que llevaba en el cinto y enseguida les pareció que las hoces cortaban mucho mejor, y quisieron comprar la afiladera. Y él dijo que la vendería al que diera un precio justo.

Y todos dijeron qu ela querían, y pidieron que sel avendiera. Y él lanzó la afiladera al aire, y como todos quisieron cogerla, se enzarzaron de tal forma que se cortaron el cuello unos a otros.

Odín pidió albergar al gigante llamado Baugi, hermano de Suttung. Baugi dijo que andaba mal de dinero, y que sus nueve ciervos se habían matado y que no sabía dónde encontrar braceros. Y Odín le dijo que se llamaba Bölverk, ofreció hacer el trabajo de nueve hombres para Baugi, y afirmó que a cambio quería un trago de hidromiel de Suttung.

Baugi dijo que él no podía disponer del hidromiel, dijo que Suttung quería tenerlo para él solo, pero que irían él y Bölverk a intentar conseguir el hidromiel.

Bölverk hizo ese verano la labor de nueve hombres para Baugi, y en invierno le pidió la paga.Entonces van los dos a casa de Suttung. Baugi le cuenta a su hermano el trato con Bölverk. pero Suttung rehúsa rotundamente dar una sola gota de hidromiel. Entonces Bölverk le dijo a Baugi que deberían intentar algún ardid si querían conseguirlo, y Baugi está conforme.

Entonces Bölverk trajo la barrena que llaman Rati, y dijo que Baugi habría de perforar la montaña para ver si la barrena cortaba: así lo hace. Entonces dice Baugi que ya ha perforado la montaña. pero Bölverk sopla en el agujero de la barrena, y le saltaron briznas. Entonces descubrió que Baugi le quería engañar, y le pidió que perforara la montaña. Baugi siguió perforando. Y cuando Bölverk sopló por segunda vez, las briznas se metieron dentro.

Entonces Bölverk tomó apariencia de serpiente y se deslizó por el agujero de la barrena. Pero baugi le lanzó la barrena, fallando el golpe. Bölverk fue hasta donde estaba Gunnlöd y se acostó con ella tres noches, y entonces ella le permitió beber tres tragos de hidromiel. Al primer trago se bebió todo Odreri, en el segundo Bodn y en el tercero són, y acabó todo el hidromiel.

Entonces adoptó la figura de un águila y voló lo más deprisa que pudo. Pero cuando Suttung vio volar el águila adoptó también figura de águila y voló tras él. Y cuando los Ases vieron por donde volaba Odín, sacaron su cántaro al patio, y cuando Odín entró en Ásgard escupió el hidromiel al cántaro.

Pero Suttung había estado tan a punto de cogerle, que echó por detrás algo de hidromiel, y éste no se recogió:lo puede tomar quien quiera, y le llamamos la ración de los poetastros. Y el hidromiel de Suttung lo dio Odín a los Ases y a los hombres que saben componer (poemas). Por eso llamamos a la poesía el botín de Odín, o su bebida o su regalo, o la bebida de los Ases.

La bebida de los dioses, parte de la historia

El Hidromiel hecho por fermentación de miel con agua, fruta, y aromatizante, tiene una larga y respetable historia. Es quizás una de las bebidas más antiguas que se conocen, el hidromiel se menciona frecuentemente en la biblia y en los libros sagrados de la India, y la consideraban bebida de los dioses y de los héroes.

Se le atribuyó por siglos el carácter de “elixir de la vida” como medicina de amplio alcance: digestivo, antirreumático, diurético y laxante.

Las sagas nórdicas y germanas, le reservan un importante lugar.

En Rusia la introducción del hidromiel es tan antigua como la primitiva historia de los pueblos eslavos, ya en el año 945 d.C. es mencionado, en las crónicas de Laurentio, como la bebida de vieja raigambre, de amplia variedad de gustos y muy apreciada por la sociedad. Menciona también como la princesa Olga ordenó cocinar miel fuerte para la trisma (funeral, antes y después del entierro, ceremonia de los antiguos eslavos de amplia difusión popular. Incluía danzas, comidas, competencias, juegos de destreza y sacrificio de animales) del príncipe Igor.

La misma fuente refiere como el príncipe Vladimiro, para ofrecer un homenaje, hizo fabricar 300 toneles de hidromiel, que era preparado por cocineros especializados. la elaboración artesanal del hidromiel por los campesinos, consistía inicialmente en el aprovechamiento de la miel que quedaba adherida a los panales de las abejas. Se aromatizaban con hierbas flores o frutas.

Los campesinos rusos, también lo hacían con miel de abedul, un juego resinoso, dulce y aromático, obtenido de las insiciones hechas en la corteza de este árbol.

Eran especialmente famosos las bebidas producidas por los monasterios. Más aún desde que en el siglo XV el príncipe de Moscú Basilio III prohibió la libre elaboración de hidromieles, dejándola en manos del estado y de los monjes.

Eran enormes toneles de roble de los monasterios con mas de 7 metros cúbicos de capacidad cada uno. Fue esta bebida preferida de los rusos hasta el siglo XVII cuando el zar Pedro I populariza los vinos y los destilados extranjeros.

Más recetas de Hidromiel

Hidromiel (básico)

Ingredientes Miel, 1 parte Agua, 3 partes.

Elaboración Unir el agua y la miel y llevar a ebullición lenta hasta reducir a un tercio. Colocar en un frasco o vasija, cubrir con lienzo. En tres o cuatro días, el hidromiel estará listo para beber.

Miel de guinda (antigua)

Ingredientes 2 kg Miel, 1 litro Agua, 4 kg Guindas.

Elaboración Lavar y descarozar las guindas, y colocar en una vasija o frasco grande de vidrio. Unir la miel y el agua, y hervir hasta formar un almíbar liviano.

Dejar enfriar y verter sobre las guindas. Cubrir la boca del recipiente con un trapo grueso mojado. Mezclar dejar descansar por 3 meses en un lugar frío o en la heladera. Con cerezas también queda muy rico.

Sidra Casera con miel

Ingredientes Manzanas ácidas 1 kg, azúcar 100 gr, miel 200 gr, canela molida, 2 cucharaditas, levadura fresca 10 gr, 4 litros agua.

Elaboración Lavar y cortar en finas rodajas las manzanas sin pelar, colocar en cacerola esmaltada, cubrir con el agua y llevar a hervor. Retirar del fuego y dejar reposar de 2 a 3 horas. Colar y agregar al líquido el azúcar, la miel, la levadura y la canela. Tapar con una tela y dejar fermentar de 2 a 3 días.

Filtrar y envasar.Tapar bien y conservar en la heladera. Por ser un procedimiento casero y sin pasteurizar se recomienda consumir dentro de la semana de preparado.

Note

Fuente: Delicias de la cocina rusa. de Otilia Kusmin Ed. EMECÉ

Hidromiel

Ingredientes 1 litro de buen vino añejo, 7 litros de agua, 2 kilos de miel pura una gasa con canela molida y clavos de especia.

Elaboración Se mezcla la miel con el agua y se pone al fuego dejando cocer hasta que el líquido haya conseguido mucha consistencia y espumando constantemente. Se divide en dos partes una se pone en un frasco de cristal y en un lugar fresco y la otra en un pequeño barril que solo se llena hasta la mitad y se pone encima de un trípode tapando el agujero superior con una tela gruesa.

Se deja fermentar durante tres meses, mientras dura la fermentación por la abertura irá saliendo una espuma espesa que se recogerá en un recipiente puesto debajo. A medida que va cayendo la espuma debe rellenarse el barril con el líquido guardado en cristal.

Finalizada la fermentación se añade el resto del vino al barril junto con la gasa. Hay que esperar un año para envasar el hidromiel una vez filtrado y hay que esperar otro año una vez embotellado para consumirlo, pues este vino es más exquisito con el paso del tiempo.

Hidromiel Aromatizado

Si se desea modificar y variar un poco el sabor del hidromiel, se puede emplear maceraciones de vegetales, hojas, tallos, flores, semillas, raíces, cortezas, e ingredientes diversos.

Esas maceraciones se preparan por separado en alcohol o directamente en el hidromiel, en el curso de la fermentación o una vez elaborado el producto, habiendo mejor resultado durante el curso de la fermentación. Un buen procedimiento para aromatizar el hidromiel es el siguiente:

Para 100 litros de hidromiel se ponen en un lienzo 4 gramos de jengibre, 2 gramos de clavo de olor y 2 gramos de anís estrella, toscamente pulverizados y se introducen en un costalito de tela de algodón o manta, se atan perfectamente y se sumergen durante 24 horas en el hidromiel por espacio de dos o tres días, o más si se desea obtener un perfume acentuado en la bebida.

Se recomienda proceder con prudencia y practicar ensayos en pequeña escala antes de aromatizar una cantidad considerable de hidromiel, por los malos resultados que se obtuviera, esto es, por si no le agradara el aroma o el sabor resultante.

El cantar de Hymir

Con caza un día se hicieron los dioses; comían aún cuando sed sintieron; echaron ramillas, las sangre miraron: de ollas sobrado vieron a Égir.

Feliz como un niño estaba aquel ogro, parecíase al hojo de Miskorblindi. El nacido de Ygg lo miró con desdén: “¡Tú de cerveza hartarás a los ases!” El gran insolente al gigante enojó; se supo él pronto vengar de los dioses: la olla pidió al esposo de Síf “en que haceros pueda cerveza a todos”.

No dieron con esa los dioses gloriosos, los santos poderes, por más que buscaron, pero entonces Tyr a su amigo le dio, a Hlórridi sólo, precioso consejo:

“Más alla de Elivágar al este vive, al borde del cielo, Hymir el sabio; recia una olla mi padre tiene, un caldero espacioso, una legua de hondo.” “¿Nos podremos hacer con aquella marmita?” “Sólo si tretas, amigo, usamos.”

Dónde Égil vivía, lejos de Ásgard, hasta allá llegaron tras dura jornada; dejaron con él a los dos cornifuertes; a la sala de Hymir marcharon luego.

Espantosa a su abuela el hijo encontró; novecientas cabezas ella tenía; pero toda enjoyada, cerveza la otra, la clara de cejas, sirvióle a su hijo:

“¡Oh parientes de ogros! Debajo de las ollas os quiero esconder, a los dos temerarios; tiene mi amado con todo el que viene tacaño el trato y pronta ira.”

Tarde era ya cuando el ogro maligno, Hymir perverso, volvió de la caza; al entrar aquel hombre hielos sonaron, helado traía el bosque del rostro.

”!Alégrate, Hymir y ponte contento!! Ahora a tu sala el hijo nos vino, aquel que esperamos de largos senderos. Lo acompaña de Hrod el fiero enemigo, el que ayuda a los hombres: Veur se llama. Mira que al fondo están de la sala guardándose allí con un poste delante.”

La mirada del ogro el poste partió y arriba la viga quebróse por medio; ocho calderos de ella cayeron, mas uno, el sólido, entero quedó.

Avanzaron entonces; el viejo gigante fija la mirada clavó en su enemigo; poco de bueno pasó por su mente al ver en su casa al martirio de ogresas.

Toros entonces, tres, se apartaron; los tres el gigante mandó que cocieran; de su largo quitaron lo que ra cabeza y al hoyo a cocer los echaron pronto. El esposo de Sif dos bueyes de Hymir comióse él antes de irse a dormir; parecióle al viejo compadre de Hrungnir que Hlórridi mucho y de más comía:

“Mañana a la noche fuerza será que con algo de pesca cena apañemos. Dispuesto a pescar díjole Veur, si torvo gigante el cebo le daba.

“Ve a mi manada, si es que te atreves, y allí mata-ogros, búscate el cebo; seguro que sí que un buey te lo da, verás qué fácil sacárselo a él.”

Resuelto el joven se fue para el bosque, allá a donde estaba un buey todo negro: le arrancó a aquel toro el tritura-gigantes el alto solar de sus ambos cuernos.

“Menos contento pones así al amo del barco que estándote quieto”.

Más el señor de los machos cabríos quería alejar el corcel de rodillos, mas el hijo de micos dijo que no, que más para afuera él no remaba Con anzuelo entonces Hymir forzudo a la vez, él solo, sacó dos ballenas; pero atrás en la popa con mañas Veur, el hijo de Odín, preparaba su cuerda.

Con cabeza de buey su anzuelo cebó el guardián de gentes, verdugo del monstruo; el cebo mordió el que hostiga a los dioses, aquel que en el fondo las tierras ciñe.

Tor, atrevido, arriba a la borda sacó con fuerza al reptil ponzoñoso; pegó su martillo en la peña de los pelos de la hermana gemela, horrible, del lobo.

Crujieron montañas, rocas saltaron, vieja la tierra entera tembló; se metió aquel pez en las aguas luego.

Mohíno el ogro remaba a la vuelta, largo silencio Hymir guardaba; tirando del remo el rumbo cambió. “¿Podrás igualarme en obra de fuerza? Llévame a casa las dos ballenaso saca y amarra el carnero del mar.”

Hlórridi entonces tiró de la proa y con agua en el fondo, con cubas y remos, la jaca marina encima se aupó; a la casa llevó el cebón de las olas camino cortando por altas peñas.

Porfiado ogro, de Tor todavía las fuerzas retó: aunque duro remase, un hombre no era, dijo, forzudo si no conseguía romper su copa.

Hlórridi pronto, lanzando la copa, un poste con ella de piedra partió; la hizo pasar a través de pilares, mas lleváronla a Hymir y estaba entera.

Hermosa entonces la amante del ogro consejo le dio, el que bueno sabía:
“Al cráneo apunta de Hymir tragón, que lo tiene más duro que todas las copas.”

Levantóse el señor de los machos cabríos, con su fuerza de as se llenó poderoso: aguantó en el viejo el tarugo del yelmo, se rompió la redonda, la tina del vino.

“Pieza valiosa pierdo en verdad cuando ya para siempre sin copa quedo.”

Y elviejo añadió: “¡Nunca ya más podré yo beber calentita cerveza! Veamos ahora si es que podéis, probad a sacar el bajel cervecero. Tyr dos veces trató de moverlo, las dos el caldero quieto quedó.

Lo agarró por su borde el padre de Modi y en la sala se hundió a través del suelo; selo echó a la cabeza el esposo de Sif: anillas sonaron dando en talones.

Al poco de marcha, el hijo de Odín para atrás una vez volvió la mirada: de los riscos del este vio que con Hymir salían tras él los de muchas cabezas.

Se bajó de los hombros la olla entonces y el Mjöllnir alzó contra el clan sanguinario: a los monstruos del yermo, a todos, mató.

Al poco de marcha, un macho cabrío echósele a Hlórridi, allá medio muerto: rota la pata la jaca tenía y aquello lo hizo Loki malvado.

Escuchado tenéis– o cuéntelo bien aquel que mejor de los dioses sepa– lo que él recibió del ogro del yermo, que diole sus hijos, los dos, en pago.

Con todos los dioses él regresó llevándoles, fuerte, la olla de Hymir

¡Bien beberán, los ases ahora la cerveza que Égir hará cada otoño!

Note

(Edda mayor) Traducción por Luis Lerate